15 sept. 2018

LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO: Concentración en Ponferrada contra la Ley Mordaza

concentración ante la policía en Ponferrada .Viernes 14 de Septiembre
No podemos soslayar el delicado momento que atraviesa la lucha social ,y en concreto la que enfrentamos contra los recortes y la privatización ya indisimulada de la Sanidad Pública.La presencia en el Gobierno de fuerzas políticas que se proclaman de izquierdas,ejerce un efecto anestésico ,como si los problemas se fueran a resolver por sí solos
Pero las autoridades de ahora,como las de antes,todos ellos ,no tienen escrúpulo alguno en aprovecharse gratuita y cobardemente de medidas que en su día criticaron para aplicar castigos a los que verdaderamente luchan.
Por eso resulta más necesario que nunca reorganizar fuerzas ,mantener las formas de organización horizontales,las decisiones asamblearias y practicar la solidaridad,conscientes de que las instituciones y sus representantes no tienen ningún interés en prescindir de la represión ,mediante la Ley Mordaza o cualquiera otra de su abundante arsenal represivo, para cortar el paso a toda lucha social

13 sept. 2018

COMUNICADO DE APOYO A LA AUSP DEL BIERZO Y LACIANA

Estimados compañeros y compañeras de la AUSP del Bierzo y Laciana:

       desde el  colectivo Solidarios de la Sanidad queremos haceros llegar nuestro incondicional apoyo, ante la  injustificable  medida de represión que supone el expediente incoado al compañero Lisardo Astorgano.Amparandose cobardemente  en la Ley Mordaza  toman  represalias por vuestra valiente actitud en defensa de la Sanida Pública y contra las medidas de indisimulada privatización y recortes que sufre .Difundimos vuestro comunicado desde nuestro ámbito y posibilidades  ,y animamos a participar en la concentración en contra de esta medida que tendrá lugar en Ponferrada ,el  viernes dia 14 de Septiembre 

Un abrazo ,esperando estar a vuestro lado mañana
file:///C:/Users/Julio/Documents/Comunicado%20USP%20sep%2018.pdf

28 jun. 2018

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR DEL PSOE EN SANIDAD?

Sin menospreciar el hecho de que se aminoren los efectos tremendamente negativos del dectreto ley 16/2012, si se cumplen al menos las promesas del nuevo Gobierno, en torno a la Universalidad de la asistencia sanitaria ,es preciso poner en cuarentena el alcance de las nuevas medidas de la ministra Carmen Montón ,sobre todo conociendo la trayectoria de ésta en la Comunidad valenciana,y teniendo presente la inamovilidad del conjunto de medidas privatizadoras .
Nos vale como referencia el artículo de Luis Garduas de Casmadird, que transcribimos a continuación














La llegada al gobierno (de nuevo) del PSOE, ha desatado entre ciertos sectores de población una euforia apenas contenida, entendible tras el hartazgo de casi 7 años del PP, pero que convendría analizar para evitar decepciones.

Desde lo que representan los medios de la izquierda del capital, se ha difundido a diestro y siniestro la idea de un cambio al alcance de la mano de las políticas sanitarias(1) tras los nefastos años del PP. Por otra parte, como era de esperar, el espectro de grupos satélites del entorno “socialdemócrata”, convenientemente subvencionadas por las arcas públicas, y algunos de cuyos miembros han realizado el camino desde PSOE a Podemos ante las posibilidades de promoción personal que se abren en el nuevo partido atrapalotodo, han sido veloces también para anunciar un escenario idílico.


Sin embargo, el nombramiento de Carmen Montón como Ministra de Sanidad, y de María Jesús Montero como Ministra de Hacienda, requiere como mínimo tener en cuenta una serie de hechos ocurridos durante la gestión sanitaria previa de ambas, que pueden indicar cuál puede ser la postura real del nuevo gobierno respecto al proceso de privatización en marcha.


Universalización de la asistencia y copago. Era obvio que una de las medidas más agresivas del PP, la exclusión de la atención sanitaria de los colectivos de inmigrantes “irregulares”, introducida con el RD 16/2012,iba a ser enmendada, lógico desde el puro sentido común, económico, y de salud pública, ya que parece aconsejable tener controladas las enfermedades infecciosas, entre otras razones porque no distinguen de clases sociales. Más allá de esta decisión, convenientemente bombardeada desde los medios de incomunicación social (presentándola como la solución a los problemas sanitarios), el fondo del asunto sigue incuestionable.


En cuanto al copago introducido a través de mismo RD, el gobierno anuncia su “revisión”, que no la derogación del real decreto. Al ser una medida que aumentará el gasto, tendremos que estar expectantes para comprobar su recorrido.


El hospital de Alzira no fue rescatado, simplemente la concesión finalizó y no fue renovada al no haber acuerdo entre ambas partes, tal como se establecía en el contrato. El resto de hospitales privatizados (Manises, Elche, Denia, Torrevieja) siguen en manos privadas. En el caso del hospital de Denia, existen informes jurídicos que defienden la posibilidad de ser rescatado debido al incumplimiento contractual por parte DKV-Ribera Salud(2), pero no hay señales de que vaya a ser así, en lo que parece una marcha atrás del gobierno valenciano respecto a sus promesas electorales(3). Incluso, los informes del Sindic de Comptes(4), denunciando estos incumplimientos y la falta de aprobación de las liquidaciones anuales de estos centros, no han servido para rescindir las concesiones como se había prometido. Por tanto, nada que ver con los rescates de hospitales en otros países de nuestro entorno, donde se han llegado a rescindir lesivos contratos de “colaboración público-privada” para volver a gestionarlos desde el sector estatal(5). En definitiva, en el estado español, a día de hoy, no se ha rescatado ningún hospital privatizado.


La privatización vía conciertos, se mantiene. Todas las comunidades autónomas siguen derivando, vía conciertos, hacia los centros privados miles de intervenciones y pruebas diagnósticas, en lugar de utilizar de “forma óptima sus recursos sanitarios propios”, como marca la Ley.


El propio “gobierno del cambio” valenciano ha incumplido su promesa electoral de recuperar las resonancias magnéticas privatizadas, volviendo a privatizarlas(6), con la disculpa de que en casi 2 años no tuvo tiempo para preparar la reversión del servicio cuando finalizase el contrato. ¿Cuantos años necesitaremos entonces para (hipotéticamente) revertir las privatizaciones y derogar la ley 15/97?


Las bases que permiten la privatización siguen vigentes. Ningún partido político de ámbito estatal lleva en su programa electoral la derogación de la Ley 15/97. Incluso la nueva Ley de Salud de la Comunidad Valenciana, aprobada con los votos de PSOE, Compromís y Podemos, sigue permitiendo la privatización(7), ya que a sabiendas de que la Ley 15/97 es básica, no se han atrevido a colisionar con ella. La ley autonómica garantiza la gestión privada de la sanidad, solo que “para garantizar la libertad de competencia y evitar posiciones de dominio”, limita al 40 % las acciones que una empresa puede tener en cada centro privatizado.


Deterioro del sistema y listas de espera(8). Los ajustes dictados por la UE fueron aplicados a rajatabla por todas las comunidades autónomas, independientemente del partido en el poder y de que sus gobernantes se declarasen centralistas o independentistas, lo que ha provocado desde 2008 la casi duplicación de la lista de espera quirúrgica, y el incremento hasta cifras nunca antes vistas de la lista de espera diagnóstica (casi 2 millones de personas en espera de la primera cita con el especialista). Este deterioro planificado es el que empuja a sectores que, pese a la devaluación salarial de la última década aún mantienen cierta capacidad adquisitiva, a suscribir pólizas sanitarias privadas(9), provocando un crecimiento imparable de este sector, tanto en número como en facturación(10).


La gestión empresarial sigue introduciéndose en el sector. María Jesús Montero fue un elemento fundamental en la extensión de la gestión clínica en Andalucía mientras fue Consejera de Sanidad (2004-2012). Las cerca de 700 unidades de gestión clínica andaluzas tienen como objetivos centrales la reducción del gasto por paciente, y la incorporación de lógica empresarial al trabajo cotidiano de médicos y sanitarios Así, en lugar de reducir el gasto sanitario actuando con seriedad sobre lobbies farmacéuticos y de alta tecnología, o tomando medidas preventivas y de salud pública, se traslada al clínico la responsabilidad de recortar el gasto por paciente… a cambio de suculentos incentivos económicos.


En resumen, ni el nuevo gobierno, ni sus apoyos parlamentarios defienden la derogación de la Ley 15/97, que según el Tribunal Constitucional es la responsable y garante de la privatización sanitaria. Tampoco se cuestiona el artículo 90 de la Ley General de Sanidad, que permite la privatización vía conciertos. Lo mismo que en educación, donde la nueva ministra ya ha tranquilizado al sector privado y le ha dado garantías de mantenimiento(11). Han de garantizar la continuación del proceso de acumulación por “desposesión", mediante la expropiación de recursos comunes y de los derechos sociales más básicos.


Este proceso de desposesión tiene lugar, con desiguales intensidades –dado el diferente peso e integración de cada país en el sistema de producción-, en todos los países de capitalismo terciarizado, donde el mantenimiento de los sistemas de protección social choca con el descenso de la tasa de acumulación capitalista, incapaz de mantener dichos sistemas en el momento actual.


La recesión iniciada en 2008 se cronifica, dando lugar a lo que parece una crisis de signo estructural. Mientras el peso de parte de estos servicios se descarga sobre las familias, sobre otras redes informales y no-estatales, o simplemente dejan de ser recibidos por los sectores más débiles de la sociedad (pensionistas, excluidos, parados). Un fenómeno que seguirá en expansión. Un escenario de empeoramiento no es descartable, sino bastante posible. , Por ello debemos estar preparados, y deberíamos tener presentes las enseñanzas derivadas de las experiencias sanitarias alternativas y/o autogestionadas puestas en marcha en los últimos años en Grecia, Chiapas, Kurdistán y otros puntos. Al mismo tiempo es necesario potenciar las luchas contra la privatización y el deterioro del sistema sanitario estatal, huyendo de las reivindicaciones genéricas tipo “la sanidad no se vende se defiende”, ampliamente difundidas por los medios, pero que no apuntan a las raíces del problema, defendiendo reivindicaciones concretas que apunten a los instrumentos privatizadores (derogación ley 15/97 y del articulo 90 LGS…) y a sus responsables. No hay muchos caminos. Solo la movilización continuada de los sectores afectados podrá revertir la tendencia y garantizar un sistema que sea capaz de atender con garantías a toda la población. De no ser así, caminaremos hacia la conversión del actual sistema en una nueva beneficencia. La historia demuestra que los logros reivindicativos de décadas pasadas han estado ligados a la acción que fuerza los límites jurídicos e institucionales, y no al revés.


Luis Garduas. CAS, junio 2018.


(1) Carmen Montón, la ministra de Sanidad que atacó los conciertos sanitarios http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2018/06/05/5b16b30ee5fdeafd438b45a3.html


Carmen Montón: El azote contra la sanidad privada. http://www.lavanguardia.com/local/valencia/20180605/444128254074/carmen-monton-ministra-sanidad-perfil.html


Carmen Montón, la apuesta de Sánchez para volver a la sanidad 100% pública y universal. http://www.publico.es/politica/carmen-monton-apuesta-sanchez-volver-sanidad-100-publica-universal.html


Carmen Montón, la "consellera roja" que rescató el primer hospital privatizado. https://www.eldiario.es/cv/Carmen_Monton-perfil-ministra-sanidad_0_779023003.html


(2) Varapalo del Síndic de Comptes al modelo sanitario de gestión privada que rige en Dénia Del informe de fiscalización de ese organismo correspondiente a 2014 se deduciría que las mercantiles en cuestión, con la permisividad de la administración autonómica, no sólo incurrieron en incumplimientos a la hora de diseñar infraestructuras para los pacientes –en el caso de Marina Salud, no haber construido centros de salud en Denia, Calp o Pedreguer– sino también en el plano contable. Así, el informe advierte de que las cinco concesiones tienen pendientes de aprobar o elaborar un total de 26 liquidaciones anuales. En el caso de la de Denia, sigue el informe, están por aprobar todas desde una fecha ya tan lejana como 2009. El resto de las concesionarias están más o menos igual: en el caso de Alzira hay liquidaciones pendientes desde 2008, en el de Manises desde 2009, en la de Elx-Crevillent desde 2010 y en la de Torrevieja desde 2013.


(3) Ximo Puig frena sus planes sobre sanidad pública https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/ximo-puig-frena-sus-planes-sobre-sanidad-publica_411000_102.html


(4) https://lamarinaplaza.com/2016/01/06/varapalo-del-sindic-de-comptes-al-modelo-sanitario-de-gestion-privada-que-rige-en-denia/


(5) Francia:

http://www.casmadrid.org/primera/index.php?idsecc=noticias&id=5016&limit=&titulo=NOTICIAS

Australia: http://www.casmadrid.org/primera/index.php?idsecc=documentos&id=6&limit=170&titulo=DOCUMENTOS


Gran Bretaña: Darlington, Northumberland, https://www.tni.org/files/publication-downloads/reclaiming_public_services.pdf


(6) https://valenciaplaza.com/monton-plantea-alargar-hasta-tres-anos-la-gestion-privada-de-las-resonancias-magneticas

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2018/03/03/5a9a43a9468aeb0e378b45b7.html

(7) http://noticias.juridicas.com/base_datos/CCAA/619441-l-8-2018-de-20-abr-ca-valenciana-modificacion-de-la-l-10-2014-de-29-dic.html


(8) http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/09/10/59b3ba75268e3ef8318b461a.html


(9) Las pólizas de seguros privados han crecido en la última década en España, a pesar de la crisis económica, logrando más de 11 millones de clientes, medio millón más solo en 2017.


(10) http://www.casmadrid.org/index.php/noticias/1037-2018-06-05-aumenta-la-contratacion-de-seguros-de-salud-privados-en-espana


(11) https://www.elboletin.com/noticia/164207/nacional/la-ministra-de-educacion-tranquiliza-a-la-escuela-concertada:-no-hay-nada-que-temer.html


8 jun. 2018

PRESENTADO EL INFORME DE LA CPDT SOBRE LA TORTURA EN 2017







ACABA DE SER PRESENTADO EN BARCELONA EL INFORME del año  2017 DE LA CPDT (Cordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura).En el enlace se puede encontrar el informe completo


file:///C:/Users/Julio/AppData/Local/Packages/microsoft.windowscommunicationsapps_8wekyb3d8bbwe/LocalState/Files/S0/1/Resumen%20info%202017[22018].pdf 
así como el  el resumen info de éste:file:///C:/Users/Julio/AppData/Local/Packages/microsoft.windowscommunicationsapps_8wekyb3d8bbwe/LocalState/Files/S0/1/Resumen%20info%202017[22018].pdf


Si por defectos de forma o posible bloqueo que se realice desde instancias superiores, consultar la página web de la Coordinadora ,donde aparece el acceso a dichos informe y resumen :

http://www.prevenciontortura.org/





31 may. 2018

AUTOGESTIÓN COTIDIANA DE LA SALUD:la visión del Colectivo ILUSIONISTAS SOCIALES

 Desde Solidarios de la Sanidad,consideramos no sólo compatibles sino complementarias las luchas por la autogestión formuladas en los textos del colectivo Ilusionistas Sociales con la que nosotras  afrontamos contra la  naturaleza capitalista del Sistema Sanitario,su estructura  jerarquizada ,los procedimientos contrarios a la salud individual y colectiva y como no contra los recortes de prestaciones necesarias y su privatización.El libro publicado en colaboración con UNILCO  por Volapuk, resume algunos de los principios que inspiran a dicho  colectivo 
    
AUTOGESTIÓN COTIDIANA DE LA SALUD
Javier Encina, Emiliano Urteaga, Ainhoa Ezeiza (coord.)

Coeditan: Volapük Ediciones - UNILCO espacio nómada - Colectivo de Ilusionistas Sociales - Seminario de Ilusionistas Sociales
Guadalajara, mayo 2018
584 páginas, 15x22 cms, Rústica con solapas
978-84-947515-2-3
18 euros

Autogestión cotidiana de la salud es el relato coherente de un conjunto de experiencias y reflexiones, casi siempre colectivas, que se enraízan en los saberes de las culturas populares, en las propuestas alternativas que surgen en lo local y en los conocimientos científicos con dimensión ética, para lograr la autonomía al momento de procurarnos cuidados y atención a nuestro bienestar y proporcionar una salud comunitaria y natural, sin tener que estar conducida por el dominio imperante. Se pone atención a prácticas preventinas de índole social, yendo a la raíz del malestar y enfermedad provocados por la exigencia misma del Sistema y el mundo que las necesita, obedeciendo muchas veces a intereses espurios.

No es trivialización del conocimiento científico, es un libro contra la pretendida infalibilidad de la Ciencia que anula otros saberes. Por eso, es necesario resituar la Medicina, entrelazando saberes populares, científicos y otros saberes de forma horizontal, para ir generando cultivos sociales que ayuden a construir colectivamente satisfactores que den respuesta a nuestras necesidades.

La autogestión cotidiana de la salud es encontrar formas de hacer que superen las rigidices y simplificaciones de las metodologías, los protocolos del Estado y la reducción de las relaciones sociales al patrón Dinero y a la jerarquía del Patriarcado. Trabajar la salud sería encontrar el equilibrio individual, grupal y colectivo con el entorno social y natural próximo y con otros entornos, trabajando con y desde la gente de forma dialéctica, dinamizando y generando mediaciones sociales deseadas; por lo que es parte intrínseca de la autogestión de la vida cotidiana.


Colectivo de Ilusionistas Sociales

El Colectivo de Ilusionistas Sociales surgió en 2010 en el trabajo desarrollado en Olivares (Sevilla), fruto del disenso y de la necesidad de devolución de las historias orales a sus protagonistas...

A partir de ahí se ha convertido en un grupo informal que facilita y dinamiza la transferencia de conocimientos/haceres/sentires entre las experiencias de México, Andalucía y Euskadi, que tienen en común la autogestión de la vida cotidiana.

CUANDO NOS ROBARON LA CONCIENCIA DE CLASE

El propósito de este texto es intentar analizar en qué consiste la conciencia de clase, para qué sirve y por qué hay interés por parte de muchas instancias en no hablar de la clase obrera y sí de la clase media.
Ante la frivolidad generalizada en el uso de los términos objeto de este análisis y la confusión que ésta crea en el lector o el oyente, creo que es necesario aclarar conceptos. Me gustan -y concuerdan con el propósito de este texto- algunas definiciones de Néstor Kohan en su Marxismo para principiantes; lo que le tomo prestado a Kohan está entrecomillado. 
Las clases sociales “se definen tanto por su posesión o no posesión de los medios de producción como por sus intereses, su cultura política, su experiencia de lucha, sus tradiciones y su conciencia de clase” y la lucha de estas clases es la confrontación que “divide a la sociedad en opresores y oprimidos… Esta contradicción impulsa el desarrollo de la historia”.
La aristocracia goza de privilegios y títulos, por nacimiento o decisión de un soberano, lo que puede implicar que los nobles no tengan que trabajar para sobrevivir. Esto ha ocurrido a lo largo de la historia y ahora también.
La burguesía es la “clase social que agrupa inicialmente a mercaderes y banqueros, más tarde capitalistas”. Los medios de producción están en sus manos y puede ser que tampoco tengan que trabajar para sobrevivir.
La clase media es heredera de esta burguesía histórica que aunque trabaje -nuestra sociedad es también heredera del calvinismo en torno al trabajo que lo hace necesario y atractivo-, recibe rentas procedentes de tierras, alquileres, inversiones, etc. que le permiten no hacerlo si ése es su deseo. 
La clase obrera ofrece su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Si no trabaja, no come o depende de prestaciones sociales, si existen.
Y  llegamos a la conciencia de clase que es la “identidad cultural y comprensión política, pensada, vivida y sentida por cada grupo social sobre sus intereses a largo plazo. No se adquiere ni se logra por decreto, sino a partir de experiencias históricas, tradiciones y luchas políticas”. 
En mi opinión, lo importante es comprender que si tienes que trabajar para vivir, no eres de clase media, ni siquiera si disfrutas de una posición económica desahogada. Si te quedas sin trabajo o pensión, los ahorros se acaban y como hemos visto tantas veces con los desahucios, te quedas sin nada.

Algunos ejemplos

El pequeño comerciante es propietario de los medios de producción que permiten su trabajo. Si consigue que su negocio funcione y trabajan otros por y para él, puede considerarse de clase media. Ahora bien, si -pongamos por caso- la competencia de las grandes superficies no le permite contratar a gente y su negocio no marcha bien, su trabajo peligra y se proletariza.
El director de sucursal bancaria no es propietario de los medios de producción que permiten su trabajo. Sin embargo si su trabajo es estable, puede recibir un salario alto que le permita invertir y vivir de las rentas. Si pierde su trabajo se proletariza de nuevo, pero si prospera puede acceder a la clase media.
La mediadora social posee los medios de producción que permiten su trabajo (herramientas intelectuales, redes, capacidades emocionales). Pero seguramente las razones que le motivan a escoger ese trabajo no tienen que ver con la clase a la que pertenece. No obstante saber a qué clase pertenece puede ser de gran importancia para ella. 
Tanto José Luis Carretero Miramar en la revista Trasversales como Vicenç Navarro en un texto titulado El mito de las clases medias hablan de la proletarización creciente de la clase media, por lo que en contra de lo que el poder y los medios nos quieren hacer creer, la clase obrera aumenta y la clase media se contrae.

Por qué se habla de la clase media y no de la clase obrera

Las referencias a la clase media son constantes mientras que las referencias a la clase obrera escasean. Es como si fuera algo apestoso ser de clase obrera y algo deseable ser de clase media ¿Cómo se pueden calificar «de clase baja» a los trabajadores explotados y excluidos de nuestra sociedad? ¿Por qué tenemos que aspirar a algo más, como decía Maggie Thatcher, un tópico que sigue repitiendo machaconamente la derecha neoliberal y sus adláteres? ¿No es la escalera social una patraña? ¿Por qué se confunde ser acomodado económicamente con ser de clase media? Todo esto ocurre porque hay un interés poderoso en despojarnos de cualquier sentimiento de clase. La clase es lo que nos une y la unión hace la fuerza; es así de sencillo. Se repite insistentemente que la clase media es la meta y se ha colado en el pensamiento, el lenguaje y el quehacer diario de mucha gente trabajadora.
En España es evidente que la clase obrera no es la preocupación del PP. Pero tampoco lo es del PSOE; este no habla de la clase obrera, sólo de la clase media. Además de identificarse en cierto modo con el discurso de “haber vivido por encima de las posibilidades”, de que los desahucios y otras desgracias ocurren por fracaso personal, de la necesidad de “modernizarse”, etc., le interesa negar la existencia de las clases sociales y por tanto su confrontación, que como hemos visto impulsa el desarrollo de la historia. Hay interés en que las clases sociales sean cada vez más ambiguas. De ahí, en mi opinión, proviene la costumbre muy extendida de poner en plural los términos clases políticas, clases trabajadoras, clases medias, como si fueran algo etéreo y sin entidad.
Paul Mason, en su libro Why it’s kicking off everywhere, comenta cómo el poder aprovecha que la sociedad actual ha erradicado la solidaridad, una cualidad característica de la clase obrera. Las confrontaciones entre el poder y lo que Mason llama ‘la generación iPod’ -tanto los disturbios de Londres del verano de 2011 como los de Missouri del verano de 2014 se produjeron a consecuencia del asesinato de jóvenes negros a manos de la policía- al no tener ésta comprensión política, no son consideradas de clase por los protagonistas y a la casta no le interesa reconocer la existencia de la lucha de clases y mucho menos que arraigue la conciencia de clase.

En qué consiste la conciencia de clase

E.P. Thompson habla en La formación de la clase obrera en Inglaterra de que la clase obrera existía en base a sus tradiciones, sistemas de valores, ideas y formas institucionales. Si históricamente se materializaba en el respeto por la naturaleza, el apego al oficio y la defensa de sus organizaciones, hoy también los obreros -para  vencer definitivamente al capitalismo- deben defender la recuperación del derecho al descanso y al tiempo libre y el derecho a techo sin dejarse la vida en el intento. Y digo obrero y no trabajador intencionadamente. En inglés sólo hay una palabra para la persona que trabaja, que es worker. En español -y al menos en francés- hay dos palabras principales, que son obrero y trabajador, cuando no empleado u operario. Como el inglés es la lengua del imperio y por tanto del adoctrinamiento, el poder aprovecha este hecho para uniformarnos y quitar valor a la cultura obrera. No es lo mismo un peón de albañil que un administrativo, ni un jornalero que un periodista, pero hoy en día todos pertenecen a la misma clase y aunque sus intereses pueden ser puntualmente distintos, su fuerza reside en la solidaridad de clase.
En los comienzos del cooperativismo en el Reino Unido y ante la falta de instituciones formales de enseñanza, se impartían desde las mismas cooperativas clases de economía política, matemáticas, francés, ciencias y leyes, y hasta astronomía y boxeo. Es decir, se consideraban estas materias importantes para el conocimiento del entorno y del mundo -esto sí que es tener cosmovisión-, a la vez que se creaba una identidad cultural propia. No es que quiera equiparar la cultura obrera solamente con el cooperativismo, pero éste recoge muchas virtudes de aquélla: dignidad, estatus y bienestar general.
El mismo hecho de tener que trabajar para vivir -de lo que sea: basurero, profesor, enfermero- indica a qué clase se pertenece, pero es la identidad cultural la que proporciona la conciencia de clase. Algunas personas escogemos ser de clase obrerapor identificarnos con ella por trayectoria vital y política.
En el mundo rural, sólo se podría asentar cierto sentido de clase creando cooperativas agrarias, lo que incluiría los medios de producción -maquinaria-, los dispositivos de almacenaje, el transporte, la elaboración final y venta directa del producto, etc. Estaría por ver si el agricultor medio -que seguramente se considera a sí mismo de clase media- estaría dispuesto a formar una cooperativa junto con un jornalero. Pero no hay que olvidar que existen todavía colectividades que nos pueden enseñar, como decía Thompson, tradiciones y valores: las zonas mineras, los pueblos pesqueros, los estibadores en los puertos de mar. Pero en las grandes ciudades puedes trabajar muy lejos de donde vives, llegas a casa sólo para dormir y crear conciencia comunitaria no es fácil.
En cuanto a la comprensión política, esta nos permite no solo entender por qué ocurren las cosas a nuestro alrededor -en el trabajo, en la sociedad, en el tablero mundial- sino que nos dota también de herramientas para luchar contra nuestra opresión y nos permite impulsar el desarrollo de la historia, es decir participar en la lucha de clases. A los partidos políticos al uso no les interesa nuestra comprensión política, sólo que les votemos cada cuatro años.
Hay varios factores que contribuyen actualmente a que amplios sectores de los trabajadores no tengan conciencia de clase, entre ellos la precariedad y el individualismo.
En el contexto capitalista actual, los trabajadores se enfrentan a dos factores diferenciados pero asociados. Por un lado tienen más de un trabajo a menudo de índole diverso porque con uno solo no cubren sus necesidades -en tiempos del franquismo esto se llamaba pluriempleo– y la mayoría de los trabajos son precarios, tanto por su duración que suele ser temporal como por sus condiciones, fruto de las leyes laborales permisivas. Incluso en algunos casos -cada vez más frecuentes- se trabaja sin el amparo de las leyes: sin contratación y por tanto seguridad social, falta de horario que te permita organizar la vida, etc. Por mucho que se trabaja, no se sale de pobres y esta precariedad se convierte en un círculo vicioso: no hay conciencia de clase porque la clase está fragmentada en el tiempo y el espacio, pero si no se aceptan estos empleos, no hay trabajo, ni clase, ni conciencia para cambiarlos.
Las actuales formas de vida priman el individualismo y hay múltiples ejemplos de ello. En el mundo laboral, el empresario fomenta el individualismo con el fin de romper la unidad -negociación de condiciones laborales individualizadas y fuera de convenio- y el trabajador las acepta, ya que le atrae el hecho diferenciador. Le hace sentirse importante y parte del engranaje empresarial. Si el trabajador tuviera conciencia de clase, no se dejaría embaucar; su fuerza está en la unidad como clase, porque cuando se queda sin trabajo no tiene otra fuente de ingreso. El antiguo artesano que tejía en su casa en la Inglaterra anterior a la Revolución Industrial se enorgullecía de su trabajo, pero también de su cultura de clase. El ingeniero de hoy ha sustituido esta cultura por la ilusión de realizar su vocación y ejercer una profesión que le gusta. Esta ilusión la fomenta él mismo pero sobre todo los empresarios, cuyo único interés reside en la creación de plusvalía.
En la vida social, la familia nuclear vive en su pisito o casita, prefiriendo el coche al transporte colectivo y teniendo pocos espacios comunitarios donde tejer redes sociales. La lavadora es uno de los mejores inventos de la modernidad, pero ¿de verdad necesitamos todas las familias tener una en nuestro hogar? Los estadounidenses utilizan el sótano de los edificios de pisos para instalar una lavandería colectiva. Es un sitio ideal para comunicarse con los vecinos y crear comunidad. También se podría poner una sala informática colectiva, reduciendo al mismo tiempo gasto energético y residuos.
Thompson describía muy bien en qué consiste la cultura -que se torna en conciencia- de clase. El obrero -y por extensión el pueblo- tiene el objetivo de proteger los derechos de su trabajo, de los que dependen muchas más personas. Para conseguir estos derechos es necesaria primero la disciplina, una disciplina que no actúa para el individuo, sino para la colectividad. La defensa o protección de estos derechos se consigue mediante la dignidad propia que confiere haberlos conseguido. La disciplina y la dignidad conforman la conciencia de clase que, como decía Thompson, hace que los pobres convoquen un mitin en vez de provocar un motín. 
Es cierto que ha habido muy poco tiempo para crear conciencia de clase en España, ya que antes de la llegada de la democracia -aunque esta soolo sea formal- sólo existían amos y criados, excepción hecha del levantamiento de Asturias en 1934 y la Segunda República.
Frente al discurso de que ya no existe la lucha de clases y por tanto la conciencia de clase, yo me pregunto: ¿qué son si no las ocupaciones de edificios vacíos para dar techo a los desahuciados, las mareas de colores y las marchas de la dignidad? ¿No serán una forma de lucha que corresponde al periodo actual de la confrontación de clases?

¿Para qué sirve la conciencia de clase?

Los sectores más explotados de nuestra sociedad no perciben pertenecer a una clase porque el poder y los medios se han ocupado de que esto sea así y por las razones antes descritas. Y sospecho que a la juventud precaria y desubicada le pasa lo mismo. No tienen trabajo, su proyecto de vida es el de sus padres porque dependen de ellos y se ven sin salidas.
Por tanto, gran parte de nuestra juventud no conoce la conciencia de clase e incluso puede dudar de que sirva para algo. Pero trabajes en lo que trabajes, seguirás necesitando defender tus intereses, aun si no tienes derechos. Decir que eres de clase media porque eres periodista es una estupidez, fruto del clasismo que el poder y los medios han conseguido imprimir en nuestro cerebro. Sin embargo este comentario hecho en una entrevista por el escritor Owen Jones no desmerece en absoluto su magnífico libro Chavs. Y la gran paradoja es que son sectores de la juventud -parados- los que están creando redes de clase al investigar nuevas vías de cubrir sus necesidades vitales, que no necesariamente de trabajo: cooperativas laborales, crianza colectiva y hogares en comunidad. Lo que es vital es que estos sectores explotados y la juventud sepan reconocer la nueva lucha de clases y cómo el ejercicio de la conciencia de clase podría cambiar su suerte.
Asimismo, si la clase obrera tuviera conciencia de su condición, gozaría de solidaridad, pero no la solidaridad ñoña de los que tienen, sino la solidaridad de los que comparten lo poco que tienen, una solidaridad que no sólo proporcionan la familia y el entorno inmediato, sino la que pone en marcha comedores sociales, huertas comunitarias y cuidados colectivos. Creo que deben ser los propios interesados los que pongan en marcha sus propias redes solidarias para no depender de caridades y beneficencias de extraños.
Los antiguos artesanos no tenían la formación escolar de la clase obrera actual; sin embargo no eran incultos. La necesidad de defender sus propios intereses los obligaba a instruirse mediante la lectura propia o ajena. Thompson hablaba de cómo había costumbre de leer en voz alta los periódicos radicales en beneficio de los analfabetos en las sociedades de aprendizaje colectivo, con el fin de conseguir “pan, conocimiento y libertad”. Tendremos que hacer talleres de conciencia de clase al estilo de los antiguos artesanos con el fin de aprender para qué sirve.
En una relación de poder, si la parte explotada no acepta la dominación de la parte explotadora, jamás habrá sumisión. En cualquier lucha el trabajador puede perder, pero será su obcecación en no someterse lo que guiará su proceder. De igual manera la reacción de la parte explotadora al proceder del trabajador puede y debe reforzar su lucha; el empresario sólo reacciona con rabia cuando el trabajador procede de acuerdo con la comprensión que aporta la cultura de clase.
De niña vivía en una calle sin coches. Todos los hogares eran obreros. Ninguno tenía cuarto de baño y el retrete estaba en el patio. A veces se lavaba la ropa en el patio y a veces mi madre lavaba en una lavandería comunitaria, a un paseo en autobús, debidamente equipada con el fardo de ropa sucia. Pero nos conocíamos todos y a los padres de mis vecinitos los llamaba tío tal o tía cual. Sabíamos cuándo se enfermaba y se paría y cuándo había que hacer comida de más. Se trabajaba -entonces también- en lo que se podía, pero éramos un grupo cohesionado ante la adversidad. Esta solidaridad se da cuando te sientes parte de una comunidad y te identificas con su cultura. Cuando se produce un naufragio, todo el pueblo acude a la costa, estén o no sus familiares en alta mar. Los muertos son colectivos. Cuando hay escape de grisú en la mina, todo el pueblo acude a socorrer. Son islas de solidaridad, fruto de la conciencia de clase y ejemplo de una vida que debemos recuperar.

30 may. 2018

HOSPITAL VALDECILLA/CARCEL DEL DUESO(CANTABRIA) Y EL TRATAMIENTO DE LA HEPATITISC.-una experiencia a tener en cuenta


Carcel del Dueso
Hospital de Valdecilla
Una información del suplemento de I+D+SALUD  del diario El Norte de Castilla (día 30/5/2018) nos da a conocer una interesante experiencia a proposito del diagnóstico y tratamiento de la Hepatitis C  en las prisiones: Un grupo de trabajo dirigido desde Valdecilla  por el doctor Javier Crespo establece la colaboración entre las dos instituciones ,para salvar las dificultades de la población reclusa para  ser diagnosticados  de Hep C y en su caso acceder a la prescripción de los  fármacos  indicados  en su  tratamiento .El proyecto se diseñó en varias fases :
1. Formación de los profesionales que van a estar implicados.

2. Protocolo asistencial que supone un cribado previo entre toda la población reclusa,para facilitar el diagnóstico.En este momento 81 reclusos ya participan del programa (un 10% de todos los presos de esa carcel) 

3. Se trasladan a la prisión todos los medios necesarios para realizar un primer diagnóstico de certeza

4. A partir de ahí la consulta  con los presos enfermos se realiza por medio de telemedicina ,con lo que se evita trasladar a los reclusos al Hospital,punto éste de los traslados que suscitó controversia y la negativa de numerosos presos a dichos traslados ,como en el caso de Villena
(http://www.calcsicova.org/es/presos-de-villena-renuncian-tratar-su-hepatitis-c-al-ser-obligados-trasladarse)
En el proyecto de Javier Crespo,el paciente en la prisión en que se encuentre y médico(éste en el hospital)se ven por este medio no convencional

Según refieren los responsables del proyecto se está llevando a cabo un protocolo de este mismo tipo en Herrera de la Mancha  con resultados tambien favorables.

Al margen de nuestra opinión, contraria a una generalizaciónque se ve venir de este sistema informático a todos los niveles,valoramos que en la caótica situación que se vive en las prisiones en materia de atención sanitaria , y aunque esté lejos de significar aquello por lo que luchamos ,ya que no cambia la naturaleza infernal del penal de Dueso el proyecto que se ha puesto en marcha en Cantabria significa un clavo ardiendo al que aferrarse y  debe ser considerado de forma positiva .Entre otras cosas porque facilitará a las organizaciones pro-presos ,como  Familias Frente a la Crueldad Carcelaria y otras ,puedan  reclamar de manera formal a  IIPP que ese planteamiento en las fases iniciales (cribado por ej.) se empiece  desde ya en todas las carceles y se pueda conocer de forma precisa y urgente todos y cada uno de los casos susceptibles de tratamiento, que actualmente no van  más allá de las casillas de porcentajes estadisticos.Según explica el propio doctor Crespo, el proyecto se podría extender a todas la carceles del Estado con gastos mínimos .     



27 may. 2018

NOTA de PRENSA 2ª JORNADA DE LUCHA CONTRA LAS LISTAS DE ESPERA



en esta nota resumimos los múltiples esfuerzos que diversos colectivo de todo el Estado llevaron a cabo difundiendo las reivindicaciones elaboradas por Cas Estatal,así como unas imagenes de concentraciones y otros actos con los mismos objetivos 

NOTA DE PRENSA. SEGUNDA JORNADA DE LUCHA ESTATAL CONTRA LAS LISTAS DE ESPERA. JUEVES 24 DE MAYO



El pasado jueves 24 de mayo, colectivos de usuarios y profesionales de diversos territorios (Andalucía, Aragón, Galicia, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Catalunya, Extremadura, Madrid y Navarra), así como colectivos de atención primaria, realizaron acciones informativas y concentraciones en cerca de 50 puntos del territorio estatal, en hospitales, centros de salud, calles y plazas.


Las movilizaciones, enmarcadas dentro de la “Segunda Jornada Estatal de Lucha Contra las Lista de Espera”, han servido para denunciar la situación de deterioro planificado del sistema sanitario en todo el estado, cuyo síntoma más significativo, el incremento incesante de las listas de espera, está provocando que personas de todas las condiciones, sufran o fallezcan sin ser atendidas en plazos aceptables.
Este proceso se está agudizando en todo el estado, y se traduce por una parte en un continuado aumento de las pólizas de seguros privados familiares (a cargo de ciertos sectores de población que aún pueden permitírselo), mientras por otra parte los gestores del sistema mantienen la sangría de la derivación de los procesos “rentables” (vía “conciertos”), hacia centros privados.

      Tras más de 30 años del inicio de las transferencias sanitarias, sin implementar mecanismos que garanticen una mínima transparencia, o la participación real de la población y los trabajadores en la gestión del sector, nos encontramos con un sistema sanitario parcializado, con 17 servicios de salud con diferente gasto sanitario por habitante, prestaciones diferentes, y lo que es peor: enormes diferencias en el acceso al sistema, que no paran de crecer, en función del lugar de residencia. Desde ser visto por el especialista en 10 días, a esperar más de un año. O una prueba diagnóstica antes de 45 días, o en 10 meses. Por ello es necesario garantizar para todxs, independientemente del lugar de residencia, los mismos derechos y garantías de acceso al sistema sanitario.





Mientras los más débiles esperan, ellos mantienen infrautilizados los hospitales y otros recursos del sistema, expulsan o aplican contratos basura a los profesionales más jóvenes, y deterioran cada vez más el sistema sanitario. Hay soluciones, pero las tenemos que construir desde la base, con los afectados y afectadas. Solo la concienciación y la movilización de la población puede revertir el proceso.

El espíritu de los colectivos convocantes en todo el estado, pese a la agresión sufrida por una de las personas participantes en las concentraciones de Madrid; los intentos de impedir la distribución de información en algunos centros hospitalarios por parte de las direcciones; o las maniobras para intentar desactivar las protestas mediante la difusión a última hora de propaganda por parte de políticos afirmando una mejoría de la situación de las listas de espera que solo ellos ven, es la de ir sumando colectivos de todo el estado a esta lucha, para continuar extendiéndola entre los sectores de población más afectados.
Sanidad para todxs sin exclusiones
Derogación de la Ley 15/97 y todas las normas que permiten la privatización. Fuera el lucro de la sanidad.
Garantías de atención sanitaria similares en todo el estado.