17 jul. 2013

SOBRE CIERTO OBSERVATORIO DE AGRESIONES A SANITARIOS.El de CASTILLA Y LEÖN



El grupo de instantaneas, que ilustra esta información
quiere hacer alusión en imágenes a los actores que intervienen en el fenómeno de las agresiones al personal sanitario, tratando de introducir alguna racionalidad en este espinoso asunto.

            Reunido con un llamado Observatorio de agresiones en Castilla y León el consejero de Bienestar Social Antonio Sáez , presidió la publicación de los datos de incidentes de este tipo en los centros públicos,en el año 2012, resaltando el registro de 331 casos,con 389 afectados siendo un 82% agresiones verbales,un 12% físicas, y afectando mayoritariamente a mujeres (316 mujeres por 73 hombres) y siendo mas o menos similares las proporciones entre medic@s y enfermer@s.

Si
endo también significativa la reducción de los casos respecto de 2011(un 11% las agresiones verbales y un 16%,las físicas)


Pues bien, la reflexión sobre estos datos le lleva al consejero a 
proponer una ley que reconozca y refuerce la condición de autoridad a los sanitari@s, cuyo efecto supondría dar mayor peso que al testimonio o informe del funcionario que al del paciente, cuando un procedimiento por estos hechos llegue a la vía administrativa o penal. 




proponer una ley que reconozca y refuerce la condición de autoridad a los sanitari@s, cuyo efecto supondría dar mayor peso que al testimonio o informe del funcionario que al del paciente, cuando un procedimiento por estos hechos llegue a la vía administrativa o penal. 






Todos sabemos que las situaciones de conflicto vienen generadas en su inmensa mayoría por deficiencias estructurales, y que cuando se producen casos de mal praxis están en gran medida condicionados por jornadas exhaustivas y prolongaciones intolerables del horario laboral.

Y que precisamente la crisis que pone en riesgo la asistencia está acercando a los sanitari@s y pacientes frente a los responsables en última instancia del deterioro progresivo de la sanidad pública
!no queremos ni creemos que este problema se arregle con guardias de seguridad o con la instalación de los famosos "botones antipánico"(ayer murió en Urgencias del Clínico de Valladolid un paciente apuñalado por otro de los que venían a curarse de una reyerta en presencia de "la seguridad".Esa normativa sobra , y si algo falta aquí es que todos sepan quién está administrando el caos.
Así de clarito










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tus comentarios